José Luis Morante y Omar Alvarado espléndidos en su visita a Murias de Pedredo

JOSÉ LUIS MORANTE Y OMAR ALVARADO SE ENTREGAN EN VOZ, ALMA Y VERSO A VECINOS Y VISITANTES EN MURIAS DE PEDREDO

El sábado 14 de diciembre el Ayto de Santa Colomba de Somoza y el sello Turismo Maragatería recibieron al poeta y crítico literario José Luis Morante y al músico Omar Alvarado en este III Ciclo del Proyecto Turístico- Cultural Versos en la Somoza.

A las 18:00h rompen el silencio la guitarra y voz de Omar Alvarado ante un público expectante que encuentra en esta hora de la tarde una alternativa a la monotonía diaria.

Omar fue el complemento perfecto. Con él, música y poesía van siempre de la mano porque domina ambas artes. Abanderado de la cultura pop que nos retrotrae a tiempos felices de las pasadas décadas y defensor de la música tradicional leonesa poco a poco fue llamando nuestra atención, abriéndonos las puertas y procurándonos un ambiente de anexión con el poeta al que abría paso.  

José Luis Morante, el poeta, se muestra generoso e intercala poemas entre las interpretaciones de Omar pues confiesa que le gusta la brevedad, y se pasea con los versos desnudos, despojados de banales adornos y artificios. Tal vez sea porque nunca deja de ser un autor de aforismos o por la claridad de comunicación con la que un profesor está acostumbrado a usar la palabra.

Sea como fuere, supo traspasar los herméticos muros de la recia Comarca Maragata y conectar con los vecinos que escuchaban complacientes su recital. Sin aventurarse a “adonizar” el lenguaje, pues él es un verso libre con una escritura estilizada y de gran expresividad que no dificulta la comunicación con el resto de los mortales, se manifestó cercano y pronto lo sentimos mimetizado como un vecino más entre los asistentes.  Con José Luis Morante uno puede recrearse en los matices sugerentes, en las paráfrasis que ofrecen un acercamiento aún más palmario, si cabe, a su poesía sin perder de vista la profundidad ni el mensaje

Los contemplaban a ambos, los cuatro evangelistas desde las yeserías que decoran la capilla mayor, Santa Bárbara y San Antonio de Padua, la Virgen del Rosario y la de las Angustias, el Santo Cristo y Santa Ana desde sus respectivos altares, pero Omar decide rendir tributo a Santa Lucía que apenas acababa de celebrar su onomástica con una versión de la canción Lucía de Joan Manuel Serrat.

Al término, contaba José Luis cuánta pena llegó a sentir aquel día en que le llegó la jubilación como profesor y se dio cuenta de que aquel instituto donde había impartido sus clases seguiría en pie a pesar de su ausencia. Entonces, se llevó con él las palabras y continuó alimentándose de poesía porque a uno pueden jubilarlo de profesión, pero no de condición.

Omar Alvarado enjugó aquella nostalgia del poeta con alegres villancicos coreados por todos los asistentes en un ambiente que se había tornado extraordinariamente cautivador.

La Iglesia de San Juan Bautista de Murias de Pedredo había cobrado vida aquella tarde y rebosante de emoción lamentó la marcha del poeta y del músico a sabiendas de que a pesar de todo seguiría en pie cuando estos ya no la miraran. La Maragatería despidió a José Luis Morante como quien dice adiós al más querido de sus hijos porque todo en él fue complacencia, proximidad y sencillez, y se confortó ante la cercanía de Omar, vecino de La Cepeda.

Los agradecimientos nos corresponden a nosotros, los nacidos del Teleno, los herederos de La Somoza Maragata por haber tenido el honor de ser visitados por estos dos viajeros que promulgarán nuestro patrimonio cultural y arquitectónico por el mundo.

José Luís Morante y Omar Alvarado en el III ciclo de Versos en la Somoza

En esta ocasión la poesía y la música nos invitan a descubrir el pueblo maragato de Murias de Pedredo.

EL POETA: José Luis Morante

José Luis Morante, profesor, poeta, aforista y crítico literario nació en El Bohodón (Ávila) en 1956. Su trabajo docente comienza en 1978 como maestro de Educación Primaria en Candeleda (Ávila) y, más tarde,en Arcos de la Frontera (Cádiz) Desde 1989 es profesor de Ciencias Sociales en Rivas-Vaciamadrid.

Creó la revista Luna Llena y fue coordinador literario de la revista Prima Littera durante una década. Ha dirigido el periódico Señales de humo. También ha colaborado en diferentes periódicos como “Diario de Ávila”, “El Correo de Andalucía” y “Diario 16” y revistas digitales como “Los Diablos azules” 

Sus primeros poemas aparecen en revistas a mediados de los años 80, pero su carta de presentación es el libro Rotonda con estatuas, editado en 1990. Su labor poética comprende ocho libros, con reconocimientos como el Premio Luis Cernuda, el Internacional de Poesía San Juan de la Cruz, o el Premio Hermanos Argensola y se recoge en las antologías Mapa de ruta (2010) y Pulsaciones (2017). Entre sus obras en prosa están el diario Reencuentros, el libro de entrevistas Palabras adentro y Protagonistas y secundarios, selección de artículos y reseñas. Ha preparado las ediciones Arquitecturas de la memoria, Ropa de calle e Hilo de oro; también prologó libros de Luis Felipe Comendador, Herme G. Donis y Karmelo C. Iribarren. Ha publicado los libros de aforismos Mejores días (2009) y Motivos personales (2015). En 2016 puso voz a la primera generación poética española del siglo XXI en la antología Re-generación. Es responsable del blog «Puentes de Papel».

Con una trayectoria rigurosa e intachable, tanto como poeta, como por aforista, profesor, narrador y crítico literario; el estilo y visión del mundo de José Luis Morante avanzan igual de fortificados y pulidos. La precisión aforística se aprecia en la sintética concisión y resolución de los poemas. 

Rosario Troncoso, poeta y editora de Takara Ediciones, ofreció a Morante con acierto la posibilidad de publicar su antología como edición limitada, lo que la convierte en pieza de coleccionista para los amantes de la buena poesía.

las reseñas de José Luis Morante como crítico literario son una presencia habitual en revistas literarias como referente de la teoría y práctica de la poesía española contemporánea.

La mirada absoluta de José Luis Morante rebasa los límites de un sujeto lírico contemplativo y reflexivo, desborda el continente previsto a la ocupación del poema y devela a ritmo de caminante los hilos invisibles que vinculan la intuición a su experiencia.

EL MÚSICO: Omar Alvarado

Omar Alvarado nació en Madrid en 1959. Desde 1998 vive en un pequeño pueblo de la provincia de León. En su faceta musical se extiende artísticamente , revelándose como compositor y
destacado intérprete vocal, acompañándose también de varios instrumentos, entre ellos, la guitarra española, ukelele o el teclado/piano que utiliza en un variado repertorio tanto de música tradicional leonesa, boleros u otras más cercanas a la cultura pop.

Además también es escritor y dramaturgo. Autor de las novelas El Rumor del Letargo , y El Juego de Somerset, Las Carimbas del Odio, o la colección de relatos e impresiones viajeras Lágrimas de Bambú entre otros.

Ha sido colaborador columnista más de veinte años del
Diario de León y ejerció durante un periodo de tiempo como corresponsal en Brasil de La Voz de Galicia. Es también un gran aficionado a las actividades de Montaña lo que le ha seducido para participar en este proyecto rural.

EL PUEBLO: Murias de Pedredo

Murias de Pedredo es una localidad del municipio de Santa Colomba de Somoza, en la provincia de León.

Situado en los márgenes del Río Turienzo y rodeado por una zona de minería romana y lagunas que se forman dutante el invierno entre el vecino Pedredo y éste.

La primera vez que se cita el pueblo en documento escrito sucedió en 1104. Otros datos de época medieval le relacionan con el camino que unía Benavente con El Bierzo, del que obtuvieron beneficio los vecinos que se dedicaron a la arriería. Otro dato histórico fue su pertenencia al Señorío de los Osorio, del que se conserva una torre en Turienzo de los Caballeros.

El pueblo todavía conserva construcciones con cubierta de paja de centeno, en mejor o peor estado llamadas soberas.

La iglesia parroquial del S. XVIII está dedicada a san Juan Evangelista y sustituye a una iglesia anterior que estaba a las afueras del pueblo. Es de cruz latina, con la capilla mayor decorada a base de yeserías con retablo de la capilla mayor se realizado en 1769 con los cuatro evangelistas en por el maestro Durán.  El retablo principal es de mediados del siglo XVIII, presidido por la imagen de San Juan, que tiene a los lados la de Santa Bárbara y la de San Antonio de Padua. En las capillas del crucero se instalaron el retablo rococó de la Virgen del Rosario, cuya imagen es del siglo XVII, y el de Ntra. Sra. de las Angustias, de la misma época. Otros dos retablos neoclásicos dedicados al Santo Cristo y a Santa Ana, completan la escenografía. Destacan asimismo, la imagen de la Virgen de la Portería, talla de finales del siglo XVIII, y una magnífica cruz procesional fabricada por el platero Juán de Villalobos en el año 1576.